Home Sin categorizar Urban Audio Zaragoza: Entrevista Florian Tuercke
formats

Urban Audio Zaragoza: Entrevista Florian Tuercke

“La tecnología no es más que el vehículo para materializar una idea”

 

SONY DSC

El artista alemán Florian Tuecke fue uno de los ganadores el pasado año de la primera edición de Paseo Project con su proyecto URBAN AUDIO ZARAGOZA. Desde el 11 de septiembre, estará en Zaragoza para producir su proyecto de investigación de arte sonoro en el espacio público, donde la estructura acústica de las ciudades y sus situaciones urbanas se ponen a prueba en cuanto a su configuración compositiva y musical. El público podrá ver su trabajo en la ciudad y a partir del 26 de septiembre, todas sus investigaciones y una muestra con todos los instrumentos captadores de sonidos que ha diseñado y fabricado en los últimos años se exhibirán en Etopia Centro de Arte y Tecnología, el nuevo equipamiento de la ciudad en torno a la innovación y la cultura de los nuevos medios.

Hola, Florian. ¿En qué momento te encontramos? Sé que estás bastante ocupado haciendo “algunas” cajas… ¿Cómo va todo?

Ni que decir tiene que un proyecto de esta envergadura conlleva mucho esfuerzo, también en lo que atañe a la preparación: diseñar nuevos instrumentos, fabricar cajas para su transporte, preparar la furgoneta, crear el equipamiento adicional, los cables y adaptadores… Con todo, puedo decir que va muy bien.

¿Qué tiene de atractivo el sonido para ser tu campo de trabajo artístico?

El sonido es un fenómeno que nos rodea en todo momento. En nuestro planeta, experimentamos el sonido en gran medida como variación en la densidad del aire, pero el sonido viaja también en el interior de los materiales sólidos o líquidos. Y cuando ampliamos nuestro conocimiento del sonido hacia las vibraciones y los patrones cíclicos o rítmicos, podemos encontrar fenómenos parecidos al sonido en los fragmentos de materia más pequeños (movimientos rítmicos de partículas atómicas y subatómicas) y también a escala universal (rotaciones de los planetas y las estrellas o cualquier movimiento que producen las órbitas circulares). Cuando nos centramos en nuestra propia existencia y nuestra percepción del mundo, nos damos cuenta de que el sentido del oído nos aporta información esencial acerca del mundo en el que vivimos. Si bien nuestros ojos nos permiten obtener información directa y concreta, nuestros oídos reciben información de carácter general, a menudo inconsciente acerca del mundo. Nuestro sentido de la vista está ligado a nuestro pensamiento racional; el sonido nos conecta con el subconsciente, con nuestras emociones. En esta percepción del mundo dominada por lo visual, no solemos fijarnos en el efecto que tiene el sonido sobre nuestra existencia biológica y psicológica. Esto lo convierte en un interesante ámbito de investigación artística para mí.

¿Cómo se gestó tu interés por trabajar con el sonido en espacios públicos y en particular tu proyecto Urban Audio?

Llevaba un tiempo trabajando con instalaciones sonoras. Utilizaba estas instalaciones como instrumentos musicales para performances semejantes a conciertos. En este contexto, buscaba una manera de reducir mi influencia compositiva sobre el resultado sónico. Asimismo, estaba empezando a trabajar en estrategias artísticas en el espacio público y, al observar detenidamente situaciones relacionadas con el tráfico urbano, me dí cuenta de que los aspectos compositivos son inmanentes a estas estructuras. Comencé a interpretar el tráfico como una estructura compositiva que se genera inconscientemente a partir de las decisiones, las acciones y las interacciones de muchas personas. Comencé a buscar formas de traducir estas estructuras al lenguaje de la música. Así es como nació la idea de Urban Audio.

 ¿Cómo ha cambiado y evolucionado este proyecto a lo largo del tiempo?

Cuando comencé el proyecto trabajaba con instrumentos únicos y los aplicaba en el espacio urbano para traducir la producción acústica de una situación de tráfico a sonidos musicales. Después de llevar a la práctica un proyecto en EE.UU. durante el que viajé por todo el país para grabar la producción musical del tráfico en 26 ciudades, decidí prestar más atención a la estructura concreta de cada situación de tráfico. Comprendí que debía trabajar con más instrumentos a la vez con el fin de abarcar un área más amplia y acercarme más a la complejidad de un contexto de tráfico urbano. Por eso equipé una furgoneta con un estudio de grabación móvil, un sistema de transmisión inalámbrico y un conjunto de 8 instrumentos, cada uno de ellos afinado de forma distinta.

¿Cómo funcionan estos instrumentos?

Estos instrumentos funcionan básicamente como un filtro acústico con cuerdas, donde las frecuencias del filtrado son definidas por la afinación de las cuerdas. Equivale al principio de funcionamiento de los primeros instrumentos individuales, aunque al final tenía 8 instrumentos con afinaciones distintas que podía distribuir en toda la zona de una intersección de circulación. Esta técnica me permitió crear transformaciones musicales más sofisticadas y detalladas y traducir así una mayor proporción de la complejidad individual de cada estructura de tráfico en una composición musical creada colateralmente.

Eres un artista que trabaja con la tecnología sonora. ¿En qué medida influye la técnica en tu creatividad? ¿Condiciona tus proyectos de algún modo?

Para mí, la tecnología es uno de los posibles medios para realizar una labor artística. El trabajo con la tecnología o con medios de base tecnológica es una de las técnicas para llevar una idea a la práctica. No difiere mucho del pincel de un pintor. Más que condicionar, la tecnología puede ayudar a expresar una idea. Además, disfruto trabajando en una escala analógica, porque la tecnología necesaria o sus componentes son en general más accesibles o producibles. Hay que reconocer que algunas ideas son más fáciles de llevar a la práctica que otras, pero a fin de cuentas la tecnología no es más que un vehículo para materializar una idea.

¿Hay algún artista en particular que haya influido en tu obra?

Hay varios artistas cuyos conceptos y planteamientos han tenido una influencia sobre mí. Evidentemente, los artistas que repensaron el concepto de composición, como Terry Riley, John Cage y LaMonte Young, por mencionar algunos, se encuentran en la base de mis obras, aunque también artistas contemporáneos como Christina Kubisch, Sam Auinger o Georg Winter.

¿Nos puedes contar algo como anticipo sobre URBAN AUDIO ZARAGOZA?

En una parte del proyecto investigaré 5 puntos de mayor afluencia de tráfico en Zaragoza con mi equipo móvil. Los visitantes podrán acercarse a la furgoneta y escuchar en directo la traducción musical de esa estructura de tráfico concreta. Otra parte del proyecto consistirá en una idea más ampliada de la composición. Los ciudadanos participarán en el proceso compositivo. Para esta parte del proyecto he diseñado un conjunto de 6 instrumentos ligeros de fácil manejo que todo el mundo podrá utilizar. La decisión de qué situación específica grabar en Zaragoza está en sus manos. Todas las grabaciones que sean recogidas por los participantes se publicarán en un mapa online que podrán reproducir en una combinación libre. La idea es implicar a la Ciudad de Zaragoza en las distintas fases del proceso de composición.

URBAN AUDIO ZARAGOZA fue el proyecto ganador de la primera edición del concurso Paseo Project y tuviste oportunidad de venir a Zaragoza y visitar Etopia, el Centro de Arte y Tecnología de nuestra ciudad, que comenzará su actividad en septiembre. ¿Qué nos puedes contar de esto?

En primer lugar quisiera felicitar a la Ciudad de Zaragoza por inaugurar un centro de arte y tecnología en estos tiempos tan difíciles. Un paso como este no solo demuestra valentía, sino que además es prueba de un pensamiento visionario. Alentar la interdisciplinariedad y las estructuras abiertas, sobre todo en el campo de la tecnología, las artes y el emprendizaje, es un claro avance hacia la sostenibilidad futura. Estoy seguro de que Etopia tiene asimismo potencial para desempeñar una función significativa en el desarrollo de la región como institución con reconocimiento internacional.

Además de tu proyecto, va a haber una exposición sobre los instrumentos que has creado en los últimos años. ¿Qué nos puedes explicar sobre ellos? ¿Te consideras en cierto sentido como un luthier o un artesano del sonido?

Lo diré sin ambages: los instrumentos que necesito para lograr ciertos resultados sencillamente no existen, por eso tengo que crearlos. Desde luego, la fabricación de instrumentos forma parte de mi práctica como artista. Aunque los objetos elaborados por artistas se consideran habitualmente esculturas, yo los entiendo como instrumentos porque su diseño y construcción persiguen la finalidad concreta para la que se han hecho. Así pues, me considero más un luthier que un escultor. Por otro lado, los instrumentos no son un fin en sí mismos. Son las herramientas para proyectos que investigan estrategias compositivas.

Gracias, Florian, por tu tiempo. Esperamos verte pronto en Zaragoza y hacer de URBAN AUDIO ZARAGOZA una realidad.

Gracias a vosotros. Estoy deseando ya llegar a Zaragoza y divertirme con los sonidos de la ciudad 🙂

 

Imagen: Florian Tuercke trabajando con sus receptores de sonidos urbanos

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn
No Comments  comments 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *